1 Noches

Localizador
E-mail
10/04/2017

Vamos de vinos

Manuel García, Director
Etiquetas: Enoturismo

Hoy nos gustaría que hiciéramos un pequeño apartado en el fashion y cool mundo del vino, o mejor, de la enología.

Los vinos en el Hotel Servigroup Montíboli

He de reconocer que hasta mi llegada al hotel Montiboli no tenía mucho conocimiento del mundo de los vinos, más allá de los chatos que me tomaba de joven en las tascas de Salamanca los sábados o los domingos y de los bricks de Don Simón con casera que tomábamos en casa para comer.

Ha sido nuestro sumiller Silvestre quien a base de paciencia ha procurado adiestrar mi nariz  y mi paladar a las exquisiteces que con los años hemos ido acumulando en nuestra bodega. Ahora soy más o menos capaz de mantener una cena con vinos o una cata, opinando algo más aparte de si es tinto, blanco, rosado o un poco cabezón; y hasta he definido mis gustos para preferir nuestros vinos alicantinos, tanto tintos como blancos, a otros más renombrados.

Los mejores vinos en el Restaurante Emperador del Hotel Montíboli

En este mundillo cada vez más de moda, están los que de verdad entienden de ello, personas habituadas a reconocer incluso la variedad de uva que tiene cada vino solamente con mirarlo y que son capaces con su prosapia y su pituitaria, de hacernos cabalgar con ruedas de molino diciéndonos cosas como “En nariz, este caldo tiene reminiscencias de bayas rojas silvestres maduras de la última parte de la primavera en los floridos campos de Sinfonilla del Cuervo” y resulta que tú vas y te lo crees “Anda, pues es verdad, la última vez que estuve yo en Sinfonilla noté ese aroma…”.

Cliente degustando el vino en el Restaurante Emperador

Luego están los snobs que han bebido un vinito un poco más caro de lo normal y que tras leer la etiqueta te sueltan el mismo párrafo ya sea con un Rioja o un Ribera, porque no conocen más denominaciones de origen, y son capaces de decir de un Priorato “Este vino es muy cabezón, le falta botella” y se quedan tan anchos con la mirada puesta en la copa y una sonrisa de triunfo.

En otro plano están, los que teniendo una capacidad económica desmesurada y poca cultura enológica (algunos nuevos ricos de países del Este, por ejemplo), piden el vino más caro que tengas en la carta. Entonces el sumiller con cara de angustia, como si le hubieran arrancado a un vástago de su lado, saca de lo más profundo de la bodega excavada en la roca un Vega Sicilia, un Pingus, un Chateau Petrus o un Romanée Conti que los clientes se beben sin pasarlo previamente por nariz ni intentar sacarle una nota de cata. Para el sumiller es un sacrilegio de tal magnitud que es probable que esa noche no pueda pegar ojo, mientras yo, por la mañana al mirar la facturación de esa mesa, daré gracias a Putin, las matriuskas y a la madre Rusia.

Vinos reserva en el Hotel Montíboli de Villajoyosa

Por último me referiré a aquellas personas que saben apreciar el buen vino y que no se preocupan de la marca o la D.O., les gusta el vino que le han ofrecido o no, directamente, además es muy probable que tengan capacidad de definir si les gusta más un vino con Monastrell, Cabernet Sauvignon o tinta del País pero no tratan de alardear de conocimientos, sino de disfrutar con uno de los mayores placeres que nos proporciona la madre naturaleza y que en la mayoría de los casos, los bodegueros tratan con tanto mimo como si fueran parte de su familia.

Salud.

Compártelo Google + Whatsapp

Contacta

Hotel Montiboli
Partida Montíboli S/N
E-03570 Villajoyosa

+34 965 890 250
montiboli@servigroup.es

Encuéntranos

Newsletter

Si quieres recibir nuestro boletín de noticias, indica tu email y pincha enviar

Tu opinión

Tu opinión nos interesa. Rellena nuestro cuestionario para saber en qué podemos mejorar.

Danos tu opinión

Folleto

Descarga el folleto del hotel para más información.

Descargar